Ley de Educación: Baronetto pide investigar al jefe de Policía y a Caserio

El secretario de Derechos Humanos consideró que en la represión hay responsabilidad política.

El secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de Córdoba, Miguel Baronetto, pidió investigar al jefe de la Policía de Córdoba, Alejo Paredes, y al ministro de Gobierno, Carlos Caserio, por la represión de manifestantes durante la aprobación de la Ley de Educación provincial.

Baronetto dijo que los hechos del 15 de diciembre pasado, en las inmediaciones de la Legislatura "no es fruto de excesos descontrolados de las fuerzas policiales" sino que "son el producto de directivas emanadas de las instancias superiores tanto de la propia fuerza como políticas".

"Por ello la investigación no deberá limitarse a los ejecutores materiales, sino también a sus mandantes, incluyendo al máximo Jefe policial, Comisario General Alejo Paredes y al Ministro Carlos Caserio del que dependen estas fuerzas de seguridad", señaló Baronetto en una presentación judicial realizada hoy.

La represión. Baronetto consideró que durante las protestas, que terminaron con 9 detenidos y al menos 12 heridos, hubo "hechos violatorios de los derechos humanos", como agresiones y conductas realizadas con el fin de "obstaculizar la tarea de fotógrafos y camarógrafos, agrediendo a varios de ellos, a quienes se les intentó arrebatar sus instrumentos de trabajo".

Entre ellos se destaca el caso del fotógrafo del sitio  alternativo Indymedia, José Fernández, quien logró recuperar la cámara que le quitó el subcomisario Diego López, uno de los dos jefes policiales suspendidos hoy por el Tribunal de Conducta Policial (ver Sanciones a policías por la represión ).

"El registro fílmico y las fotografías publicadas en medios escritos, televisivos y digitales dan cuenta de una acción policial extremadamente violenta a la hora de proceder a la detención de algunos manifestantes", señaló Baronetto.

"Las heridas producidas a varios de los detenidos, que fueron atendidos en el Hospital de Urgencias y otros centros asistenciales ratifican el carácter violento de la represión ejercida, con gomas, patadas, vejámenes y maltratos por parte del personal masculino actuante, incluso hacia jóvenes mujeres que fueron alojadas en la misma Legislatura en un primer momento, contando con signos evidentes de las heridas y contunsiones recibidas", agregó

La Voz del Interior

1765 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...