Los restos del barranco de Cuchi Corral no eran de Melisa Zalazar

Aunque aún no está dicha la última palabra

La fiscalía de Cosquín dictaminó falta de mérito a Leandro Funes, único sospechoso que cumple 14 años de condena por el intento de homicidio de su hijo. Una negra novela de misterio que plantea ahora un gran interrogante: ¿a quién pertenecen los restos óseos y cuál fue la causa de la muerte?

 

Como una negra novela de misterio, que a la vuelta de cada página brinda otra incógnita, el caso de la joven Melisa Paola Zalazar de 16 años desaparecida del hogar de sus abuelos en La Cumbre hace más de cuatro años, embarazada de seis meses, brindó ayer otro capítulo para el asombro.
La Fiscalía de Instrucción de Cosquín, a cargo de María Alejandra Hillman, dispuso la falta de mérito a Leandro Funes, único sospechoso al momento de la desaparición de la por entonces su novia e imputado de homicidio calificado por alevosía.
El resultado negativo respecto a la identificación por ADN de la víctima, no se corresponde con los abuelos maternos, hermano ni padre.
A pesar de la decisión de desvincular de esta causa a Funes, no está dicha la última palabra. Fuentes tribunalicias confiaron que se ha ordenado una autopsia bucal de los restos óseos encontrados, con un odontólogo forense. También la exhumación de los restos maternos de la desaparecida Melisa Paola Zalazar. A todas luces la fiscalía no dejará un solo cabo suelto en esta causa.

Mañana Funes será notificado mediante cédula en la Unidad Carcelaria 10 de Cruz del Eje, donde purga una condena de 14 años por homicidio doblemente calificado, por el vínculo y alevosía, en grado de tentativa contra su pequeño hijo de 10 años.
El escenario de esos hechos fue el mirador de Cuchi Corral, de 400 metros de profundidad e accesible solo para escaladores. Funes, según se probó en juicio bajo fallo de la Cámara Criminal y Correccional de Cruz del Eje acompañada por jurados populares, habría intentado asesinar a su hijo en dos oportunidades arrojándolo al vacío. El chico se salvó de milagro, pero acusó al padre.
Fue exactamente en ese balcón natural, donde la fiscal Hillman encabezó al Equipo Especial de la Policía, sospechando una actitud serial en Leandro Funes. A 85 metros de profundidad se encontraron los restos óseos que se sospecharon eran de la joven desaparecida.
Pocos días después otra búsqueda similar, fueron hallados más restos y una prenda íntima: la fiscal Hillman imputó a Funes de homicidio calificado por alevosía. Los resultados negativos de los ADN obligó a un brusco cambio de rumbo: la falta de mérito a Leandro Funes.
Pero como buen símil de novela negra de misterio planteó un agudo interrogante: ¿a quién pertenecen los restos óseos de Cuchi Corral y cuál fue la causa de esa muerte?
José Hernández

2020 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...