Informe de La Mañana de Córdoba y Canal 11 La Cumbre

La sábana telefónica fue determinante

El testimonio del niño, que salvó su vida de milagro, fue contundente. También la inspección ocular del lugar fue clave. "Estoy viviendo un verdadero calvario. Yo no hice nada. Siempre estuve a disposición de la Justicia" Esas fueron las palabras de Funes minutos antes de escuchar el veredicto de la Cámara...

en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje, en el juicio que se le seguía por haber intentado asesinar a su hijo de 10 años arrojándolo por un barranco.

Después de varias audiencias, y una inspección ocular clave en el lugar del episodio, el Tribunal, formado por Clara Luna de Manzano, Angel Andreu y Ricardo Py, junto a los jurados populares, por mayoría decidió dictar una condena de 14 años y 6 meses de prisión para Funes como autor responsable del delito de homicidio calificado agravado por el vínculo y la alevosía en grado de tentativa.

La resolución, conocida en el mediodía de la víspera, fue considerada como un «fallo injusto» para el abogado defensor del acusado, doctor Alejandro Aquiles, que pidió la absolución de su cliente.

En declaraciones a Canal 11 de La Cumbre, Aquiles indicó que apelará el fallo «una vez que acceda en los próximos días a la fundamentación de la sentencia». Agregó que es «injusta y excesiva» y adelantó que presentará un recurso de casación.

El abogado fustigó duramente contra la fiscal Hillman, que imputó días atrás a Funes de homicidio calificado por el hallazgo de restos óseos presuntamente de una mujer que hace cuatro años está desaparecida y era novia del acusado. Para Aquiles esa imputación ‘mediatizada’ «influyó en la decisión del Tribunal».

La decisión de la Cámara, que fue seguida por familiares del chico como del acusado, coincidió con lo solicitado por el fiscal de Cámara Hernán Funes.

En tanto, el representante promiscuo del menor, el doctor Daniel Abad, como el doctor Mario Valentini, abogado querellante de la madre del niño, habían pedido 15 años.

De acuerdo a la instrucción, en horas de la tardecita del 12 de abril de 2008, Funes arrojó en dos oportunidades a su hijo biológico en el barranco de Cuchi Corral en la localidad de La Cumbre, de alrededor de 800 metros de profundidad. Hacía poco había reconocido su paternidad. Lo tiró del barranco. Allí lo dejó abandonado a su suerte.

El chico, de por entonces 10 años, se salvó de milagro, pudo salir del precipio y llegar hasta una casa para pedir auxilio. Luego acusó a su padre del hecho.

Durante el juicio, el Tribunal decidió realizar una inspección ocular, en la que la víctima contó con detalles qué había ocurrido esa tarde. Ello sumado a comunicaciones desde el celular de Funes como la pericia psicológica al niño llevaron a la dura condena.


Otra investigación

Días atrás la fiscalía de Cosquín imputó a Funes de homicidio calificado por alevosía contra su novia Melisa Paola Zalazar (16). La chica había desaparecido misteriosamente el 20 de abril de 2005.

Los restos óseos de la joven fueron encontrados luego de un rastrillaje policial, en el barranco del mirador de Cuchi Corral, en el valle de Punilla. A pocos metros del mismo lugar, donde había arrojado a su hijo, por lo que fue condenado ayer.

2149 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...