El golpe de calor, peligroso a toda edad

Extremar los cuidados con bebés y ancianos

"El golpe de calor es la repentina imposibilidad del cuerpo para regular su propia temperatura ante una exposición prolongada al calor y la humedad. Esto se produce como consecuencia de la deshidratación por sudoración excesiva

y posterior agotamiento de la capacidad de sudar, lo que desencadena un ascenso de la temperatura corporal", explica el pediatra Mario Elmo, de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Cuando hace mucho calor el cuerpo encuentra mecanismos para disiparlo. Uno es la sudoración, que al evaporarse genera la pérdida de la temperatura.

La circulación del aire y el viento, a su vez, aceleran la pérdida de calor por convección, que es la remoción de la capa de aire caliente que se genera sobre la piel.

Pero cuando la temperatura es muy alta, la sudoración es la única forma efectiva para regular la temperatura corporal. Y como debe evaporarse para enfriar el cuerpo, esta función se ve dificultada cuando la humedad ambiente es elevada, lo que se observa por la persistencia del sudor en la piel.

Por eso, para que estos mecanismos de regulación de la temperatura corporal funcionen bien, el cuerpo debe estar bien hidratado, ya que esto facilita la sudoración, y las personas deben permanecer en lugares frescos y ventilados lo que posibilita la pérdida de calor por radiación y convección.

1295 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...