Capilla del Monte dividida por una revocatoria con pronóstico incierto

A horas del Referendum

Para la jefa comunal y sus funcionarios se trata de un “golpe de Estado sin fundamentos”, pero la oposición sostiene que la mujer no puede seguir gobernando sin credibilidad y respaldo político.

 A medida que se acerca el domingo 17 de octubre, se profundiza la división en Capilla del Monte entre aquellos que apoyan la continuidad de la intendenta Rossana Olmos y los que por el contrario, pretenden avalar la revocatoria del mandato dispuesta por el Concejo Deliberante.

En los diferentes bares y confiterías y en los distintos medios de comunicación, la concreción del referéndum revocatorio se ha convertido en el tema obligado de comunicación que sólo se vio interrumpido parcialmente por la gran afluencia de visitantes registrada este último fin de semana largo.

Mientras la jefa comunal, sus secretarios y funcionarios políticos insisten en que todo el proceso constituye un golpe de Estado sin razones concretas que lo fundamenten, desde los partidos de oposición e incluso desde el mismo oficialista se señala que Olmos ha perdido toda credibilidad y sostén político para seguir gobernando Capilla del Monte.

Los pocos sondeos y encuestas que se han hecho hasta el momento anticipan un final abierto y muy parejo. Las posturas a favor de cada sector en pugna están equilibradas y existe un alto nivel de indecisos.

En este contexto debe recordarse que para que la jefa comunal abandone definitivamente el cargo, el 50% más uno de los votantes debe pronunciarse por el SI a la revocatoria. En caso contrario, la titular del Departamento Ejecutivo continuará en el ejercicio de sus funciones hasta diciembre del año próximo.
Rossana Olmos ha aprovechado estos últimos días para anunciar distintas obras o para iniciar algunos proyectos importantes. También ha utilizado el espacio en los diferentes medios para destacar que la oposición no tiene un programa de gobierno y que sólo están unidos para derrocarla, por lo que si esto ocurre, de inmediato aflorarán las diferencias entre uno y otro sector (justicialismo, radicalismo, juecismo y kirchnerismo).

En este contexto se sumó el último viernes el pedido de la fiscal de Cosquín, Hillman, para que el municipio aporte toda la documentación vinculada con la triple denuncia penal que presentó el concejal César Imbellone contra la intendenta. Si no se responde esta solicitud, la fiscal ordenaría el allanamiento de la sede municipal.
Otro punto de fricción que se generó en los últimos días estuvo dado por la designación de los presidentes de las distintas mesas de votación. El titular de la Junta Electoral Municipal, Carlos Pelliza, propuso a la intendenta y a cada uno de los siete concejales que sugirieran nombres de potenciales candidatos para esa función. Olmos respondió que como se utilizará el padrón electoral de 2007, también deberían citarse a las mismas autoridades.
En Capilla del Monte están en condiciones de votar en esta revocatoria unos 8.600 ciudadanos, divididos en 25 mesas y 8 colegios.
Si la votación confirma la decisión de los ediles de revocar el mandato de Rossana Olmos, la titularidad del Departamento Ejecutivo será ocupada por la concejal justicialista Gabriela Castellá, ya que el actual presidente del cuerpo legislativo Marcelo Rodríguez dio un paso al costado pidiendo incluso licencia por 20 días hábiles.

340 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...