El precio de las decisiones políticas erradas

Se concretará con transparencia y seriedad?

El predio del ex Batallón 141 es un terreno valiosísimo adquirido por una corporación privada en 107 millones de pesos, condenado a permanecer sin uso público o privado porque dos decisiones políticas lo impidieron

No se equivocan algunos de los precandidatos a intendente de Córdoba cuando les achacan a José Manuel de la Sota y a Luis Juez la responsabilidad por la extraña situación urbana que envuelve el pasado, el presente y el futuro del predio del ex Batallón 141: un terreno valiosísimo, contiguo al principal pulmón verde de la ciudad, adquirido por una corporación privada en 107 millones de pesos, condenado a permanecer sin uso público o privado porque dos decisiones políticas lo impidieron.

La enajenación del terreno podría haber esperado. De la Sota podría haber esperado. No sólo por el reclamo opositor y de ambientalistas. Lo demuestra el hecho de que los aproximadamente 70 millones de pesos que le han ingresado a la Provincia por esa venta, en estos casi tres años, no les cambiaron el rumbo a las finanzas públicas ni a la calidad de vida de los cordobeses. Si no se hubiera vendido aún, la buena relación política que hoy mantienen el gobernador y el intendente podría haber convertido ese espacio en lo que reclaman las verdaderas necesidades de esta urbe tan poco planificada. No se sabe bien qué necesita la ciudad en ese lugar. Un amplio debate podría haber mostrado un consenso. Pero la venta sumó a la discusión a un actor con intereses legitimados por lo que pagó. La venganza política de Juez ("le ca... el negocio al Gallego", dijo entonces el ex intendente) configuró la nueva situación: en nombre del medio ambiente, modificó el marco legal del sector para impedir cualquier tipo de construcción residencial. El propietario no puede hacer nada. Pero los ciudadanos tampoco.

Les guste o no a los ambientalistas, pareciera que los derechos adquiridos por el privado no dejan otra salida que la concertación. Será la única manera (si no es a través de una costosa expropiación) de recuperar algo de ese espacio para la ciudad. El desafío (y el riesgo) estará entonces en cómo se desarrolla esa concertación. Si el debate es abierto, efectivo, y si se concreta con transparencia y seriedad.

La Voz del Interior

1603 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...