La UCR cordobesa, divorciada con el matrimonio gay

Ud sabe cómo votaron sus representantes?

De los seis representantes de esa fuerza en el Congreso, entre diputados y senadores, cinco votaron en contra de la ley que habilita el casamiento entre personas del mismo sexo

Sólo un voto. Eso es lo que aportó la Unión Cívica Radical provincial, con representación en el Congreso de la Nación, para la histórica sanción de la ley de matrimonio homosexual.

Como sucedió en el resto de las bancadas, en las filas del centenario partido hubo “libertad de conciencia” –tanto en senadores como en diputados–, para pronunciarse a favor o en contra de la iniciativa que el jueves a la madrugada convirtió a nuestro país en el primero de América Latina en permitir la unión legal de personas del mismo sexo.

En la Cámara baja, la legisladora Silvia Storni (ex presidenta del Colegio de Psicólogos, que se pronunció a favor) fue la única que adhirió, mientras que los otros cinco diputados le dijeron no a la boda gay. ¿Los motivos? En su mayoría, este quinteto se mostró a favor de la unión civil,   debido a que esta iniciativa –que nunca llegó a tratarse– no permitía la adopción. “Estoy a favor de la unión civil, pero no de la posibilidad de que se adopte”, había argumentado el jefe de la bancada Oscar Aguad.

“Soy partidario de la unión civil, pero no del matrimonio, que es un instituto muy diferente”, fue la explicación esgrimida por Hipólito Faustinelli. Los dos restantes que se mostraron también en contra son Heriberto Martínez y Gladys Espíndola.
En tanto, por el lado de los senadores, Ramón Mestre, la única bandera radical por Córdoba en la Cámara alta, votó tras una larguísima sesión por rechazar la media sanción con la que el matrimonio igualitario venía de Diputados.

Así, el radicalismo se convirtió en la fuerza cordobesa más  opositora a la ley, con cinco votos en contra de seis posibles. Cabe aclarar que Héctor del Campillo no estuvo presente el 5  de mayo en el recinto, aunque había adelantado su posición contraria al proyecto.

Frente cívico, dividido. Por el lado del partido que preside el ex intendente Luis Juez la historia fue distinta. En el Frente Cívico y Social hubo más paridad: los dos senadores, el nombrado Juez y Norma Morandini, aportaron votos claves en la apretada y larguísima sesión que concluyó el jueves.

En cambio, los tres diputados le habían dado la espalda a la igualación de derechos civiles para las personas del mismo sexo. “La adopción impondría a los menores adoptados la imagen de un determinado tipo de trato sexual, que atentaría con su libre desarrollo”, sostuvo Ernesto Martínez, al fundamentar su posición.

Por su parte, Susana Mazzarella había dicho que “el matrimonio es para preservar a la familia”, mientras que Gumersindo Alonso señaló la necesidad de “profundizar el debate” y se mostró a favor de la unión civil.

Peronismo anti K, en contra. Lo que quedó claro es que el PJ cordobés, en sus variantes “delasotista” (Montoya), “schiarettista” (Fortuna y Garnero) y el vinculado a los Rodríguez Saá (Asef), contrario a los Kirchner, votó en contra. Otro camino tomaron las mujeres K en la provincia, que sí avalaron la iniciativa: Nora Bedano y Carmen Nebreda (FpV).
Para cerrar el combo de posturas cordobesas sobre la ley, Griselda Baldata y Juan Carlos Vega (Coalición Cívica), y Cecilia Merchán (Libres del Sur) también dijeron “sí, quiero” al matrimonio homosexual.

12 a 8 ganó el “no” entre los mediterráneos. En el recuento final de adhesiones y rechazos por parte de los legisladores cordobeses, el matrimonio gay “perdió” 12 a 8. Entre los que le dijeron “no” a este tipo de uniones hay 11 diputados y un senador. Mientras que en el grupo de los que se inclinaron por el “sí” hay seis diputados y dos senadores.

Día a Día

1528 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...