En el Berti: Mary y Max, de Adam Elliot, Australia, 2009

Una buena película en cineclub 23 de junio, 20.30hs

Mediometraje, a las 20.10hs: La vendedora de fósforos (32’), de Jean Renoir, Francia, 1928 Este dibujo animado para adultos de Adam Elliot, en la línea de Las trillizas de Belleville, combina humor, sarcasmo y una discreta sabiduría al momento de abordar los temas que atraviesan el relato y manifiesta una gran compasión respecto de sus dos personajes principales,

a pesar de que en el desenlace una decisión de guión no sea del todo justa con el destino de éstos. Es 1976: Mary, una niña australiana, sensible y solitaria, cuya familia profundiza su desamparo (“ella es un accidente”), decide enviar al azar una carta a un nombre que arranca de una guía telefónica de Nueva York. Una pregunta articula la misiva: ¿de dónde vienen los bebés en Norteamérica? El destinatario será Max, un judío de Manhattan, obsesivo y fóbico, inventor del pancho de chocolate, tan solitario e idiosincrásico como Mary. La respuesta de Max será el inicio de una relación epistolar (y transgeneracional) entre una niña y un hombre a lo largo de muchos años.

 La película es un gran panegírico sobre el género epistolar, y sugiere que la correspondencia puede ser una suerte de tecnología de la intimidad compartida en donde la escritura funciona como un puente intelectualmente amoroso entre dos almas solitarias.

 

(Roger Koza)

166 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...