Vecina de La Falda en el terremoto de Haití

Odisea de una cordobesa en la tragedia

Daiana Cipollone acababa de salir del edificio de la ONU, cuando el potente terremoto derrumbó el lugar y devastó el país más pobre de América. Así empezó la odisea de esta cordobesa de La Falda, quien había llegado a Haití hace apenas 20 días para participar de una misión humanitaria.

En casi 10 años de trabajo para las Naciones Unidas, Daiana nunca había vivido una experiencia similar.

Esta mujer de 32 años, quien nació en Estados Unidos pero antes de cumplir un año se radicó en La Falda, la tierra natal de sus padres, perdió todo por el sismo del martes último y quedó completamente incomunicada.

Por ese motivo, Cancillería informó en un principio que la mujer era una de las desaparecidas en medio del desolador paisaje en el que se convirtió Puerto Príncipe, epicentro del terremoto.

María de los Ángeles Sánchez Calvin, amiga cercana de Cipollone, contó a este medio que Daiana “nunca desapareció, sólo que no tenía manera de comunicarse y avisar que estaba bien. Recién ayer pudo dejar un mensaje en Facebook contando lo que había pasado y que estaba bien. A la noche pudo hablar con su mamá, que en este momento está en Estados Unidos”, detalló María.

Los padres de la mujer viven en La Falda, pero se enteraron de la noticia en Orlando, adonde viajaron días atrás para visitar a su otra hija. Daiana es especialista en relaciones internacionales y hace 10 años que trabaja para la ONU. Antes de viajar a Haití, 20 días atrás, pasó Navidad en la localidad cordobesa y luego estuvo unos días en Buenos Aires visitado a sus amigos. “Había estado en Nepal, en Sahara… pero nunca le había pasado algo así”, relató María. “Ahora está bien, pero no tiene nada más que lo puesto porque todas sus cosas estaban en el edificio que quedó destruído.

1158 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...