Ningún municipio trabaja en aplicar el carné de conducir

Le reclaman más precisiones a la Provincia

Si bien están de acuerdo en líneas conceptuales, ningún municipio cordobés parece estar en la línea de largada para incorporar el sistema de carné de conducir con descuento de puntos por infracciones labradas en sus distritos. El sistema funciona a pleno hace un mes en las rutas que controla la Policía Caminera

Un relevamiento realizado por este diario entre ciudades del interior arroja que ninguna empezó a moverse en serio para aplicar el carné por puntos. Alegan que esperan que la Provincia defina de manera más precisa los modos de aplicación y concrete el anunciado registro único de licencias al que cada localidad debería tener acceso para revisar los antecedentes de los conductores.
Mientras tanto, de los 33 muertos en accidente viales registrados en marzo, 17 fueron en rutas, siete en la ciudad de Córdoba y nueve en ciudades del interior.

En Río Cuarto, advierten que falta aún coordinación entre la Provincia y los municipios para la implementación. “Estamos de acuerdo con la idea, pero si no se sabe cómo y quién lo va a retener cuando corresponda; si no nos informan a los municipios a quién no se lo debemos renovar y otras cosas, queda en la nada”, opinó Jorge Méndez, titular del Ente Descentralizado de Control Municipal de Tránsito. Señaló que la Provincia sólo se comunicó el año pasado para pedir la base de datos de conductores de Río Cuarto. “Fue lo único que nos solicitaron. Pero ya está desactualizada, porque entregamos 100 carné por día desde entonces”, acotó Méndez.

Villa María sancionó en 2008 un Código de Tránsito que establecía la quita de puntos por infracción, con un criterio local y propio. Pero ese sistema no se reglamentó ni aplicó, porque al poco tiempo salió la ley provincial que lo contempla. Concejales oficialistas señalaron que el municipio evalúa si reglamenta su propia norma, adhiere a la ley provincial o combina ambas. Eso no sería inminente.

En San Francisco, el secretario de Gobierno, Miguel Pesce, explicó que no existen directivas hasta el momento para aplicar el sistema en el ejido urbano. “Se esperará la próxima reunión del Comité Ejecutivo de Seguridad Vial de la Provincia”, dijo.

Alta Gracia no dio aún ningún paso para aplicarlo. Graciela Pérez Contreras, del Tribunal de Faltas municipal, opinó que “primero debería aceitarse bien el sistema”. Aunque dijo estar “de acuerdo con el carné por puntos”, aclaró que su aplicación “debería contemplar las garantías constitucionales de defensa”.

En Río Tercero dicen que aguardan aún la instalación del programa informático que debería enviar la Provincia para el sistema. Desde el área Tránsito del municipio señalaron que “faltan más precisiones desde la Provincia” pero adelantaron que la intención es aplicarlo en algún momento. De plazos, no hablan.

Bell Ville apuesta a ser una de las primeras en aplicar el criterio de los puntos. Juan Pizzolito, director de Tránsito, señaló que lo harán “apenas se terminen de definir con la Provincia algunos detalles que faltan”.

Villa Dolores aún no ha considerado si adoptará el sistema. “Hemos adherido a la ley provincial y modificado ya ordenanzas locales para multar al infractor y no al vehículo. Pero primero evaluaremos el funcionamiento del sistema por puntos en la Provincia para luego ver si se aplica en la ciudad”, dijo el jefe de Tránsito, Juan Esteban.

La Calera no adherirá al programa “hasta que no exista una capacitación de inspectores y una campaña educativa para los vecinos”. Eso adelantó el secretario de Gobierno, Rodrigo Rufeil. “Declaramos a 2010 como el año de la educación vial”, acotó. “Pero sería incoherente salir a descontar puntos si los inspectores no tienen información suficiente ni las ciudades adaptan la infraestructura mínima para aplicar ese programa”, subrayó.

En La Cumbre aseguran saber “poco y nada” del sistema, y señalaron que están a la espera de información oficial de la Provincia. “Nos enteramos por los medios de este tema, no hemos recibido nada para saber a qué atenernos”, apuntó el intendente Carlos Engel. Sin embargo, anticipó su intención de aplicarlo en el ámbito local. “No estará exento de dificultades, pero es bueno para la prevención”, dijo.

Santa Rosa de Calamuchita no tiene decidida su posición. El intendente Claudio Chavero señaló que no definieron si les resultará conveniente o posible aplicarlo en el ámbito urbano. Alejandro Yedro, coordinador de la Dirección de Inspección Municipal, sugirió que probablemente adhieran, pero que aún faltan “muchas precisiones”.

En Hernando, el encargado de Tránsito municipal, Adrián Rivarola, dijo que esperan que la Provincia instale el soporte informático, como paso previo. “Y esperamos instrucciones, más precisiones”, apuntó.

Jesús María es una de las pocas ciudades que ni siquiera adhirió a la ley provincial de tránsito. Analiza hacerlo ahora, pero lo condiciona a que la vecina ciudad de Córdoba también lo haga. No desechan descontar puntos, si la Capital también lo hiciera, pero advierten que no está clara la aplicación en zonas urbanas.

En Colonia Caroya, el secretario de Gobierno, Luis Grión, señaló que no recibieron ningún instructivo. “Hoy no hay forma de aplicarlo y no creemos que se pueda hacer en el corto plazo. Ni siquiera sabemos cuándo vamos a estar interconectados a ese registro único provincial de licencias del que se habla como condición previa”, acotó.

En Villa Nueva, el Concejo Deliberante analiza ahora la adhesión a la ley provincial de tránsito. Pero no parece planeada para el corto plazo.

En Pilar, la intención es aplicarlo “lo antes posible” en su radio urbano, aunque dijeron que faltan precisiones y ajustes.
Río Segundo aguarda tener más elementos de juicio para decidirlo.

¿Un reducido de infracciones?

Algo de estudio. La Comisión Provincial de Tránsito tiene un Comité Ejecutivo en el que se integran varios municipios junto a la Dirección de Prevención de Accidentes de Tránsito de la Provincia. El director de Tránsito de Bell Ville, Juan Pizzolito –integrante de esa mesa– señaló que en ese ámbito se viene analizando “cómo se aplicaría el descuento por puntos en cada localidad”.

Idea. Lo más probable –según interpretó– es que se arme un “reducido de infracciones” que incluya a las más graves (semáforo en rojo, contramano, exceso de velocidad o conducción con alcoholemia) para que sean pasibles de descuentos de puntos en zonas urbanas. Las demás, como el tan habitual mal estacionamiento, no se computarían para el sistema aunque sí serán pasibles de multas. Igual, cada municipio es autónomo para decidir.

“Si todos adhieren...”

“Sólo tendrá sentido si todos los municipios lo implementan de manera coordinada y con una base de información común”, opinó Juan Esteban, director de Tránsito de Villa Dolores.

Un paso previo y  vital: el carné único

Unificación. Jorge Méndez, jefe del ente de control municipal de Río Cuarto, sostuvo que “lo fundamental sería que todos los municipios cumplan con las mismas exigencias fijadas por ley para otorgar el carné”. Y acotó: “Habría que auditar cómo se están entregando las licencias. Y tener un programa de computación para comunicarnos, en tiempo real y ver los antecedentes de los conductores”.

Ese registro único de conductores es parte básica de la nueva ley. Pero si la mayoría no adhiere, su efecto se desvanece. La Provincia advierte que los carné de conducir de comunas emitidos sin las exigencias de ley no servirán para usar fuera del ámbito local y que no podrá circular por ninguna ruta.

La Voz del Interior

2006 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...