Remiseros mendocinos le devolvieron 50 mil pesos a La Barra

Les dieron $300 de recompensa...

El hecho ocurrió el sábado por la madrugada luego de que, por descuido, los músicos dejaran un sobre de papel madera con esa suma en el asiento trasero del móvil que los trasladó desde el boliche ElSanto hasta un hotel céntrico de Mendoza

 cambio de su buena actitud, los cuarteteros les dieron $10 a los choferes para que costearan el GNC y con el correr de las horas, arrepentidos por su mezquina recompensa, los gratificaron con $300.

Pedro Barrionuevo (50) y su compañero Juan Carlos Costilla (30), a cargo de los móviles 38 y 55 de la empresa Remises Aeropuerto Mendoza, jamás imaginaron que lo que empezó como un viaje de todos los días terminaría en una odisea con final feliz, según dice el matutini
Juan Carlos insistió en que la acción solidaria debía ser atribuida a Pedro. Es que fue este último quien estaba al mando del coche en el cual los músicos olvidaron el dinero.

“Los llevamos al Santo después de la medianoche. Eran cinco personas y para el traslado necesitábamos dos automóviles, por lo que le pedí ayuda a Pedro, que es de mi confianza”, narró Costilla, padre de tres mujeres, oriundo de Tupungato y quien hasta hace cinco meses trabajaba en la construcción, dice el diario Uno.

Pasadas las cinco de la madrugada y tal como habían pactado con los cordobeses, los remiseros volvieron al local bailable ubicado en Rodeo del Medio y los integrantes del grupo se subieron a los autos desprovistos de equipaje. “A los pocos minutos de salir se quedaron dormidos y quizás fue ahí cuando perdieron el efectivo”, remarcó Barrionuevo, quien vive en Guaymallén.

Hasta el arribo de los cuarteteros al hotel Gala, de la calle Godoy Cruz de Ciudad, no hubo mayores sobresaltos.
Pero cuando la jornada laboral de los conductores llegaba a su fin, recibieron la advertencia. “Me llamó el representante de los chicos y me dijo si no habíamos encontrado algo. En mi auto no había nada y entonces llamé a Pedro, que finalmente localizó un sobre marrón. Por la insistencia supusimos que se trataba del efectivo que seguramente les pagaron por su actuación”, explicó el más joven de los choferes.

Barrionuevo, quien lleva un año y medio como remisero, no lo pensó demasiado y regresó al hotel con el dinero en sus manos.

“Me dieron diez pesos y me dijeron que era para que pagara el gas. Después, a la media hora, recibí un llamado y volví. Me esperaban con $300 para agradecerme el gesto”, dijo el hombre.

“Haríamos otra vez lo mismo, porque para eso nos levantamos a trabajar todos los días”, concluyeron casi al unísono, a unas horas de haber vivido el inusual episodio

Fuente Día a Día

233 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...