Condena para un torturador. Pasaje al horror

Pena de 17 años y ocho meses de prisión para el vecino de Valle Hermoso

Se probó que torturaba un bebé, lo castigaba con toalla mojada quemándole los pies con un soldador y el cuerpo con cigarrillos.El delito fue caratulado de lesiones graves continuadas y calificadas por el vínculo, en contra de su hija de 1 año y 3 meses de edad...

Cruz del Eje. La Cámara Criminal y Correccional de esta ciudad, en juicio abreviado, encontró culpable a un hombre de 37 años del delito de lesiones graves continuadas y calificadas por el vínculo, en contra de su hija de 1 año y 3 meses de edad, imponiéndole la pena de cuatro años de prisión.

El cuerpo unificó esta condena con la pena de 14 años de prisión dispuesta sobre el hombre por el mismo Tribunal, el 22 de noviembre de 2004, imponiéndole la pena única de 17 años y ocho meses de prisión.

Ambas causas fueron instruidas por la Fiscalía de Cosquín, a cargo de María Alejandra Hillman.

A fin de preservar a la víctima, no se da a conocer la identidad del acusado.

La Cámara valoró en su dictamen la confesión de los hechos por parte del hombre, accediendo al juicio abreviado. “Valoro como circunstancias atenuantes la falta de antecedentes penales computables, toda vez que si bien se registra una sentencia condenatoria (14 años), los hechos allí juzgados son de fecha posterior a los de la presente causa, por lo que no resulta reincidente”, evaluó el juez Ricardo Py.

También el cuerpo consideró a la hora de la condena, las condiciones socioculturales, instrucción y juventud del hoy condenado. “De alguna manera expresa arrepentimiento sobre la conducta desplegada”, consignó.

Pasaje al horror

Tanto la instrucción como el Tribunal, probaron que el hombre, que se domiciliaba en Valle Hermoso, procedió a sacudir y golpear salvajemente contra la cuna y contra la pared a su hijita de 1 año y 3 meses de vida.

También la castigaba con una toalla mojada.

Estos hechos tuvieron un epílogo de terror para la pequeña: a pesar de ser intervenida quirúrgicamente en el Hospital de Niños en reiteradas oportunidades, quedó con atrofia cerebral y medicación de por vida. Las incalificables agresiones de su padre marcaron su futuro, ante la afección irreversible del sistema nervioso central.

La anterior causa, por la cual el hombre fue condenado a 14 años, no le va en zaga a ésta, por la crueldad desplegada. Se le probó que torturaba un bebé, quemándole los pies con un soldador y el cuerpo con cigarrillos
La Voz del Interior

1324 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...