El camarista Eduardo Sarsfield, vecino de La Cumbre fue amenazado por el abogado Eduardo Bagnarelli

Eduardo Bagnarelli, junto a su hrno Carlos, se encuentra imputado, en el marco de la investigación por supuestas coimas a funcionarios judiciales,

Los tribunales de Cruz del Eje fue el escenario para otro capítulo de ribetes escandalosos, que viene protagonizando la sede judicial desde principios del año pasado ante denuncias de supuesta corrupción y coimas en el lugar. El abogado Eduardo Arístides Bagnarelli, en momentos que se encontraba en el despacho del camarista Eduardo Sársfield, tratando alternativas de su divorcio vincular, habría amenazado al magistrado e incluso arrojado un expediente en su rostro.

Ante los hechos, intervino el fiscal Eduardo Gómez de Deán Funes, en calidad de subrogante por licencia psiquiátrica del titular Raúl Casado - que se encuentra acusado por abuso de autoridad y con pedido de desafuero -, imputando a Bagnarelli de amenazas y agresión, en el marco de los artículos 149 y 183 del Código Penal.
Gómez también libró orden de captura contra Bagnarelli y dispuso custodia policial en el domicilio particular de Sársfield.
El letrado acusado terminó presentándose espontáneamente en la fiscalía, representado por la abogada Susana Aveta de Landoni - esposa del camarista en el fuero penal Ángel Landoni e imputada en otra causa de hurto simple y turbación de la posesión -, fijándosele fianza.
Eduardo Bagnarelli, juntamente a su hermano Carlos Edgar, además se encuentra imputado, en el marco de la investigación a estos tribunales por supuestas coimas a funcionarios judiciales, de defraudación por administración fraudulenta, cohecho en perjuicio de la administración pública y supresión de instrumento público, cinco hechos.
En su contra, Eduardo Bagnarelli acumula además otras dos imputaciones por lesiones leves calificadas, en contra de su ex esposa Fátima Ponce, denunciante de los supuestos hechos de corrupción en esta sede judicial.
Por su parte, el presidente de la Asociación de Magistrados Víctor María Vélez enfatizó que “nuestro mensaje es institucional, no corporativo, un mensaje claro. Reivindicamos la vigencia del derecho, no de las amenazas”.
Por contrapartida Eduardo Bagnarelli, en declaraciones públicas, dio su versión de los hechos. Aseguró haber presentado a su vez una denuncia penal contra el camarista Eduardo Sársfield: “El magistrado se manifestó molesto, me agredió verbalmente y me amenazó, adelantando criterio. Yo le solicité una audiencia como parte de mi divorcio vincular”, aseveró el letrado.

Fuente: José Hernández. La Voz del Interior.


3566 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...