“LA CUMBRE, CAMINO Y REFUGIO A LA VEZ”

Nueva poesía de Soledad

Si los lugares donde vivimos fueran instrumentos del Viento,

La Cumbre, sin dudar, sería el Silencio...

Cómo no homenajear, su intensa partitura de Estaciones,

la íntima transparencia de sus rincones, la bondad simple

de su permanencia...

 

 

 

La Cumbre (II)

 

En mi refugio

tejido de ramas,

sobre un cielo rosa

del atardecer,

refulge La Cumbre

de mimbre y retama...

En ella transcurre,

          mi acontecer. 

 

No eres paisaje perdido

en la nada,

no eres un alto en los

cerros de ayer,

eres un canto de un verde

dormido,

tornasol escondido en

mis ojos, tal vez...

 

Y te respiro muy hondo

y profundo,

y tú, musitas recodos de

miel,

y me adentras muy suave

a tu nido,

pinar de zorzales,

silencios del tiempo

que no se hacen ver.

 

Alzando  mis manos

logro beber,

el cristal de tu savia

cabalgando la cima

de tu espiral redondez.

Cierro mis ojos

para nombrarte,

me embriaga tu fuerza

templada en la Fe,

llegando a mis bajos,

me abrazan tus gajos,

quedando dormida

en tu Alma mi sed.

 

Entonces vivo,

y de Corazón me abro,

y sólo escribo sin querer,

que eres paisaje de mi

memoria,

pues en mi adentro

te veo crecer...

 

En giros lentos,

ciñes el centro,

Aurora de lirios trasluz

es tu Ser,

señalando así la Gloria,

de no parar, ni detener,

el fiel instante de un gran

Milagro...

Ser en la Vida,

            camino y refugio,

                                      a la vez.

 

 

 

                                                  María Soledad Ranzuglia

                               del libro “La Canción Olvidada”

                                            de Editorial Babel, 2012

 

sitio web de la autora:  www.poesiasenconcierto.wordpress.com

 

1588 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...