CRÓNICA DE UNA VERGÜENZA ANUNCIADA (RELATO DE UN FIPE)

Lo que vivió un fiscal judical en los comicios

Así es que tuvimos que improvisar bellos recibos escritos a mano. Alguno habrá pensado “bueno, solo fue un comienzo agitado”, pero al segundo un gran número de AMV (otrora llamados “presidentes de mesa”) nos hizo saber que no contaban con el Acta de Apertura de Comicios. La respuesta de la mesa de “ayuda”: “A usar la lapicera otra vez”. ¿Dónde estaba todo lo que nos dijeron con que íbamos a contar?

 Primero, fuimos citados para estar en el Palacio de Justicia I a las 06:00 hs., con numerosas advertencias de castigo si no resultábamos puntuales. A muchos se les dificultaba trasladarse desde sus ...casas hasta el centro de la ciudad, para después tener que volver de nuevo hacia la zona de sus domicilios (supuestamente, organizaron la inscripción “voluntaria” para que cada uno pudiera elegir un colegio cercano a su hogar), pero como a los que optaban por trasladarse por sus propios medios los obligaban a firmar una declaración jurada que decía: “…asumo la responsabilidad de trasladarme en tiempo y forma y por mis propios medios al establecimiento de votación en el que he sido designado para el cumplimiento de las funciones a mi cargo para los comicios provinciales del 7 de Agosto próximo, debiendo estar en el mismo a las 7:30 hs., asumiendo que la inasistencia o el retraso injustificado podría equivaler al incumplimiento de la función de Fiscal Público Electoral (L. 9571, art. 88, Ac. 1067 Serie “A” art. 8)”, no fueron pocos los que eligieron, a pesar de todo, apersonarse en el edificio de calle Caseros.

A las 06:40 nos arriaron a uno de los patios centrales del edificio, y allí nos tuvieron, esperando en el frio sin saber porque, HASTA LAS 08:00 HS. Supuestamente, en la “muy vistosa” pero seguro no poco costosa “capacitación” de la Universidad Siglo 21 se nos hizo repetir como loros: “A las siete y treinta horas (7:30 hs.): Deben encontrarse en el centro de votación las Autoridades de Mesa de Votación (AMV), el Fiscal Público Electoral (FiPE) y las fuerzas de Seguridad... A las siete y cuarenta y cinco horas (7:45 hs.): El Fiscal Público Electoral (FiPE) hará entrega de la urna… Si por cualquier causa el Fiscal Público Electoral (FiPE) no se presentara al momento de la apertura del acto electoral (07:30 hs.), el personal policial o de seguridad comunicará de manera inmediata dicha circunstancia a la Justicia Electoral… La Autoridad de Mesa de Votación (AMV) debe abrir su mesa a las 8 horas… 

 La mayoría de los que trasladó por los medios que “recomendó” el TSJ, llegó a sus colegios cerca de las 08:30 hs., entre quejas, insultos, silbidos y aplausos irónicos de docentes y electores que, hacía más de media hora, aguardaban la llegada de estas “figuritas nuevas”, los “salvadores”, que aseguraban que todo iba a ser como debía ser. Y aun no había llegado lo peor. En seguida, los directores y/o encargados nos indicaron donde se encontraban las urnas, junto a aquellos pintorescos bolsos donde debía hallarse toda la documentación de la que tanto se dijo y publicitó por todos los medios. Grande fue la sorpresa al abrirlos y encontrar unos treinta formularios de ausencia de docentes (se ve que no les tenían demasiada fe), cerca de setenta para votos de extranjeros (¿Habrán pensado que todo Chile y Uruguay iba a trasladarse a votar gobernador en Córdoba?), pero UN SOLO RECIBO DE ENTREGA DE URNAS, PARA LAS 17 QUE EN PROMEDIO TENÍA CADA ESCUELA, por lo menos en la Capital. ¿Fotocopiadora abierta un domingo a las 08:30 hs.? Ilusiones judiciales… Pero, “No se hagan problema, el 0800-FUPE (prohibido hacer alusiones escatológicas respecto a la sigla) va a estar a su completa disposición… HASTA VA A HABER DOS HELICÓPTEROS A SU ENTERO SERVICIO” – esto último no es una ironía, es lo que se nos dijo el jueves pasado en la última reunión “despedida” a los FiPEs. Así es que marcamos, y tuvimos la posibilidad de memorizar por completo la letra de la “What a Wonderful World” de Louis Armstrong, esperando infructuosamente a que alguien se dignara a atendernos (a no agarrársela con la canción, que es bellísima, lástima los recuerdos que nos traerá de ahora en adelante http://www.youtube.com/watch?v​=SzJY96m3lkg ).

 Así es que tuvimos que improvisar bellos recibos escritos a mano. Alguno habrá pensado “bueno, solo fue un comienzo agitado”, pero al segundo un gran número de AMV (otrora llamados “presidentes de mesa”) nos hizo saber que no contaban con el Acta de Apertura de Comicios. La respuesta de la mesa de “ayuda”: “A usar la lapicera otra vez”. ¿Dónde estaba todo lo que nos dijeron con que íbamos a contar? De más está decir que muchísimos extrañaron las alabadas planillas braille, ni que decir el publicitado MP3 – sobretodo, luego de las numerosas campañas de difusión del voto para invidentes, completamente defraudados en estas elecciones -, y que debieron hacer maravillas para conseguir fotocopiar (o transcribir) actas de clausura y certificados de escrutinio que también, brillaron por su ausencia. Hay que decir también que tienen que considerarse afortunados los que si recibieron el sándwich y los dos alfajores, junto a la gaseosa chica, como para “aguantar” desde las 08:00 hasta las 01:00 hs.: algunos ni con eso contaron (a lo que se suma que debieron dar la cara por esto, por supuesto, porque, según nos dijeron: “El Fiscal Público Electoral (FiPE) es el representante del Poder Judicial designado por la Justicia Electoral para cada centro de votación que actuará como nexo entre dicho Organismo y las Autoridades de Mesas de Votación (AMV) (art. 80 Ley 9571).”). La imprevisión y la falta de capacitación fue una constante. Muchos docentes comentaban que habían recibido la notificación que los obligaba a ser AMV con un día de anticipación. ¿Quién no debió, luego de cerradas las urnas, reabrirlas, no una, sino dos, tres o más veces, rompiendo las fajas, para retirar elementos que debían ir en los sobres, o a la inversa? Si las diferencias en los resultados hubieran sido más escuetas, ¿Quienes habrían sido los responsables? En agradecimiento a todo esto, al final de la noche se nos hizo saber que PARA NADA ESTABA PREVISTO el regreso a nuestros hogares, por lo que tenemos que sentirnos dichosos si el correo, como gauchada y en contra de las instrucciones que le habían sido dadas, nos acercaban a alguna avenida transitada, en pleno domingo a la madrugada, para ver si pasaba algún taxi que nos levantara – cuando sabemos, justamente, que una gran cantidad de taxis y remises habían sido contratados por el TSJ, supuestamente para “logística”. Lo cierto es que los vocales del TSJ han sido muy afortunados. La diferencia entre las posiciones de los resultados los beneficia y hace que permitan echarle toda la culpa de esto al correo. Pero sabemos que la imprevisión es aquí la principal responsable, y que no es posible utilizar a los judiciales como “carne de cañón, sin ninguna clase de consideración, sin preveer las consecuencias.  

2182 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...