Inseguridad: Policías bajo sospecha

Informe de José Hernández

En 60 días se generaron tres causas penales que involucran a efectivos policiales: tortura, desmanejo de una subcomisaría y golpiza. Investigan los fiscales de Cruz del Eje y Cosquín, ante la mirada de una sociedad que no sabe dónde está parada.

Si la desconfianza y las críticas de la sociedad en general, en relación a la actuación de la Policía de la Provincia de Córdoba en diferentes intervenciones venia castigada, los hechos que se suscitaron en los últimos 60 días en la región, donde se encuentran involucrados varios de sus efectivos, le hacen un flaco favor a la credibilidad popular.
Por una parte en el mes de febrero la Fiesta Provincial del Lechón en Bañado de Soto, en el departamento Cruz del Eje, terminó en una hecatombe cuándo dos oficiales habrían torturado a un hombre pasado de copas, al momento de su detención.
La metodología utilizada nos acerca a los lejanos (pero no olvidados) tiempos del proceso. Le habrían propinado una golpiza para luego vejarlo con un palo provocándole una grave herida anal.
Por esos hechos se encuentran detenidos en la cárcel de Bouwer, imputados de tortura - artículo 144 tercero, incisos 1 y 3 del Código Penal - el oficial principal Sergio Osvaldo Guardia y el oficial inspector Carlos Alfredo Zárate, que prestaban servicio en la Comisaría Distrito de Villa de Soto. En esta causa actúa el fiscal Martín Bertone, titular de la Fiscalía de Instrucción de Cruz del Eje.
A su par de Cosquín, María Alejandra Hillman, no le falta trabajo por estos días: debe atender dos investigaciones aún sin imputados donde se encuentran involucrados policías.
La subcomisaria de Huerta Grande y su titular, el comisario Walter Roberto Cobos, cobraron notoriedad en el mes de febrero. El lugar fue allanado por la fiscal acompañada de funcionarios del Tribunal de Conducta Policial.
La funcionaria judicial comprobó que el comisario de marras se desplazaba en un automóvil con el motor cambiado y sin documentación, que fue secuestrado. En una gaveta se encontraron cuatro porros de marihuana, desconociéndose su procedencia y se incautó profusa documentación, libro de guardia incluido.
La investigación se centra en supuestos manejos irregulares en el cobro de adicionales a personal nuevo del lugar, ítem que era manejado por Cobos quién fue pasado a “licencia”.
En Cosquín sobre llovido mojado y los primeros días de este mes su fiscalía se enfrentó a una denuncia por una supuesta feroz golpiza, en la Comisaría Distrito de la ciudad.
El joven Ramiro Lanasa, acompañado de sus amigos Martín Acosta y Adriel Dentrakiusk, fueron detenidos en Semana Santa, mientras escuchaban música y bebían cerveza a bordo de un automóvil.
Lanasa, contra quién se habrían centralizado los golpes, aseguró que comenzaron a golpearlo durante esa detención y continuaron haciéndolo en dos oportunidades más en la comisaría donde fue alojado. Más allá del proceso investigativo, el certificado médico del Hospital Municipal Armando Cima registra lesiones desde la cabeza hasta los tobillos: golpes de puño, puntapiés y hasta arañazos son los rastros en el cuerpo del joven.
La fiscal Hillman incautó documentación de la comisaría y concretó una reconstrucción del supuesto hecho. Hasta el momento no hay detenidos, pero la mira está puesta en un agente que habría sido el instigador y en otros que lo secundaron.     
No hay imputados ni detenidos sl momento y el comisario Carlos Destefanis, titular de las dependencias, “trasladado”.
----------
Todos estos hechos que tienen como sospechosos a policías, acrecienta los temores y reservas de la gente hacia una fuerza de seguridad pública que tiene como misión primordial preservarlos de la creciente inseguridad imperante.
Esta inseguridad no puede imputársele graciosamente únicamente a esta provincia. El país entero sufre un flagelo al parecer imparable que muestra los mil rostros de la delincuencia y sus peculiares aliados, que desde las sombras mueven los hilos para que el aquelarre continúe con viento a favor.
Homicidios, asaltos, trata de blancas, narcotráfico y ladrones de guante blanco, por nombrar algunos, llenan las páginas de los diarios, estallan en las pantallas de los televisores y atruenan desde las radios. Y se han vuelto tan habituales que curiosamente va camino a inmunizarnos, como rehenes del sistema imperante y víctimas potenciales.
Si a Esteban Echeverría le hubiera tocado transitar estos tiempos, reeditaría El Matadero sin lugar a dudas.

1728 lecturas

1 comentario de lector

  1. soleda cardinale12/04/2010 10:17

    Me alegra la disponiblidad preventiva del Sub Comisario COBOS ( tarde pero llego la justicia... PERO DIVINA...porque la fiscal Hillman REPRESENTA LA JUSTICIA DE LOS QUE TIENEN DINERO, un tipo jodido ( Cobos) y prepotente, PERO EL PROBLEMA ES LA CUPULA, de