Ratifican prisión a comerciante por vender alcohol fuera de la ley

El Tribunal Superior de Justicia convalidó una sanción por un caso en Cosquín

Sentencia de 10 días de prisión efectiva y 15 de clausura del negocio, en contra del comerciante Roque Jesús Caselli, por venta de bebidas alcohólicas fuera de las normas en su pub.

Había sido sancionado hace 10 meses por un juez local, aplicando el Código de Faltas, y cumplió la medida de arresto en la Cárcel de Bouwer, hasta que sus abogados lograron excarcelarlo mediante un recurso de apelación, antes de que completara la pena.

Más allá de este caso puntual, la resolución del máximo órgano judicial cordobés sienta un precedente relevante respecto de las sanciones que puedan caber a quienes vendan alcohol a menores o fuera de la ley.

En noviembre de 2008, el juez de Control, Menores y Faltas de los Tribunales de Cosquín, Gabriel Prémoli, resolvió "sancionar a Roque Jesús Caselli por resultar responsable de infringir el artículo 63 de la ley 8.434, con clausura de su local comercial por 20 días y arresto por 15 días".

El comerciante, de 34 años, es propietario de un bar ubicado en calle Salta, de Cosquín. Según la resolución judicial, "autorizó la permanencia en su local de personas en estado de ebriedad".

El magistrado fundamentó su dictamen en los antecedentes del comerciante, que ya había cumplido tareas comunitarias y sufrido cierres de su local, en una oportunidad, y seis días de arresto, en otra. "La Justicia ha agotado las advertencias que pudo realizar a Caselli, sin que fuera motivo suficiente para que cambiase de actitud", advirtió el juez.

Tras 10 meses del caso, el Tribunal Superior avaló la resolución del juez Prémoli.

El miércoles último, el hombre fue notificado de esa novedad en la sede judicial coscoína, quedando bajo arresto por seis días (que cumple en la Cárcel de Bouwer) y clausurando su local ahora por nueve días, a los efectos de completar en su totalidad la medida contravencional dictaminada oportunamente por el juez.

Los hechos. Los sucesos, que se derivaron en la prisión efectiva del comerciante, se generaron en la vereda de su bar, en horas de la mañana. Personal policial intervino en una violenta pelea protagonizada por 10 individuos alcoholizados y que ocupaban una mesa.

El procedimiento arrojó la detención inmediata de cuatro hombres por "ebriedad escandalosa". Al propietario la Policía le aplicó el Código de Faltas.

Marche preso. El comerciante coscoíno, actualmente detenido, no es el único al que el juez Prémoli envía a prisión por contravenciones al vender bebidas alcohólicas a menores, a mayores alcoholizados y otros hechos penados por el Código de Faltas en el ámbito de esta circunscripción judicial que abarca parte del departamento Punilla. Otros dueños de bares y boliches bailables vieron también clausurados sus locales y debieron pasar algunos días de arresto en Bouwer, la mayor cárcel cordobesa.

Prémoli viene realizando una serie de acciones en contra de la drogadicción y el alcoholismo, apuntando especialmente a evitar su consumo en menores. Fuera de sus obligaciones como magistrado, mantiene reuniones con docentes de la región e incluso brinda clases a los jóvenes en sus establecimientos educacionales.

El fallo del Tribunal Superior, en este caso, adquiere valor por cuanto establece el criterio de la validez legal de este tipo de sanciones severas para castigar esta clase de infracciones.

Fuente La Voz del Interior

277 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...