Dos películas grandiosas en el Berti

Pickpocket y Aquel querido mes de agosto

Dos obras maestras de grandes nombres del cine contemporáneo. La primera, la más difícil pero sorprendente, es Pickpocket, la opera prima de Jia Zhang-ke (de Jia, nosotros vimos El mundo y en el verano pasamos Dong)

La segunda fue la gran sorpresa de Cannes 2008, Aquel querido mes de agosto, el film del portugues Miguel Gomes, que ganó en Viena y en el Bafici 2009 (ver links sobre Gomes y críticas más abajo). Repito: son dos grandes películas, títulos que dan una idea del cine moderno en el siglo XXI.
    Los esperamos.

Roger Koza

 

SEMANA DEL 17 AL 23/08 EN LOS CINECLUBES

Agosto 17, 2009 por ojosabiertos

LA CUMBRE: SALA LUIS BERTI, BELGRANO 470

19 de agosto, a las 18.45hs: China en siete películas

Pickpocket, de Jia Zhang-ke, China, 1997

102’ / +16

La lograda y conmovedora ópera prima de Jia Zhang-ke, interpretada completamente por actores no profesionales, es de algún modo inusual, pues fundamentalmente se trata de un estudio de personaje. Situada en el pueblo natal de Jia (Fenyang, en la provincia de Shanxi), la película gira en torno a un carterista bastante patético que lidera una banda de jóvenes ladrones. Su profesión lo convierte en un paria y sus opciones románticas y sociales se van reduciendo. Aunque la película carece del toque épico de las siguientes películas de Jia (Placeres desconocidos, Plataforma, El mundo, Naturaleza muerta), Pickpocket transmite tanto acerca de la vida del pueblo y, en sus propios términos, es tan asombrosa que se entiende perfectamente por qué muchos prefieren esta obra a los trabajos posteriores del director. (Jonathan Rosenbaum)

PELÍCULA DEL MES

A las 20.30hs:

Aquel querido mes de agosto, de Miguel Gomes, Portugal, 2008

150’ / ATP

¿Película inclasificable? Quizás un (falso) documental de índole reflexivo, que luego deviene en una historia de amor con ribetes y obstáculos edípicos, sin dejar de ser jamás un fresco popular sobre diversos estilos de vida circunscriptos a algunos pueblos de Portugal como también una meditación extraordinaria sobre el cine y los límites de la representación o transfiguración de la realidad. El plano inaugural y el plano final son magistrales: un zorro estudia a sus posibles víctimas; Gomes y su sonidista discuten acerca de un plano cuyo sonido involucra una música que nadie escuchó excepto el sonidista, de lo que se desprende un dilema ontológico sobre el plano cinematográfico y su relación con lo real. Popular y moderno al mismo tiempo, Gomes devela un mundo de campesinos, extranjeros, fiestas populares e incendios y lo combina con una interrogación, diseminada en la película, sobre qué es el cine. El notable film de Gomes es libre y hedonista. Hay un plano en el que se ve un grupo musical que toca y gente que baila; el plano siguiente cambia la perspectiva: es un plano general que incluye la posición del camarógrafo. Entusiasmado, éste abandona su puesto y se suma al baile. Es una película literalmente viva. (Roger Koza

133 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...