De la Sota rechazó la ayuda de bomberos desde la Nación

Raúl Montenegro, Biólogo.Fuegos tan dañinos como la soberbia

¿Por qué no había brigadistas de otras provincias? La respuesta es patética. Porque el Gobierno de Córdoba había decidido rechazar el ofrecimiento hecho por Fernando Epele de enviar a la provincia unos 150 Bomberos Voluntarios de todo el país. No importó que el fuego siguiera consumiendo miles de hectáreas, ni que los Bomberos Voluntarios estuvieran agotados...

Fuegos tan dañinos como la soberbia
Mientras no haya respuestas, ni funcionarios que sepan de ecología, el desierto seguirá estando a la vuelta de la esquina.
Raúl A. Montenegro
Biólogo. Presidente de Funam. Premio Nobel alternativo 2004. Profesor titular de Biología Evolutiva (UNC)

Córdoba volvió a quemarse. Las 30 mil a 40 mil hectáreas incendiadas en setiembre se agregan a las 2,2 millones quemadas entre 1988 y 2005. Algunos funcionarios provinciales recuerdan que hubo quemas peores, y es cierto. En 1995 se quemaron 255.900 hectáreas. Lo que no dicen es que los efectos del fuego son acumulativos, y que la capacidad de las sierras para seguir soportando incendios es cada vez menor. Tampoco explican lo que sucedió hace apenas algunos días, cuando los incendios se descontrolaron, y el gobernador José Manuel de la Sota advirtió que sólo la lluvia podría apagarlos.

Las respuestas pueden hallarse en el Plan Nacional de Manejo del Fuego. Fue creado en 1996 después de los graves incendios ocurridos en la Patagonia. Este Plan prevé tres situaciones de intervención: nivel uno, cuando los recursos locales alcanzan para controlar un incendio; nivel dos, cuando se necesita la ayuda de la región; y nivel tres, cuando el fuego está descontrolado, y debe intervenir todo el sistema. En Córdoba los incendios de setiembre escaparon a la capacidad local de control, y la situación migró rápidamente de nivel dos a nivel tres.

Antes de que comenzasen los incendios, el coordinador del Plan Nacional de Manejo del Fuego, Fernando Epele, sabía que la situación ambiental en el centro del país era crítica. Para prevenir cualquier contingencia estacionó los dos aviones hidrantes de la Nación en San Luis y La Rioja. Cuando comenzaron los incendios en Córdoba, el funcionario desplazó la nave estacionada en La Rioja a Alta Gracia. Luego, por solicitud de la provincia, movilizó también la máquina estacionada en San Luis. ¿Pero qué sucedía con los Bomberos Voluntarios? El factor humano es el más importante para combatir fuegos. Aunque los aviones hidrantes son necesarios, la primera línea de combate es terrestre, y está a cargo de los Bomberos Voluntarios. A medida que los días transcurrían, y el fuego seguía incontrolable, los Bomberos Voluntarios trabajaban heroicamente pese a su agotamiento.

¿Por qué no había brigadistas de otras provincias? La Brigada Naranja de Córdoba, por ejemplo, había participado junto a otros Bomberos Voluntarios de Argentina en los incendios del Amazonas, en Brasil, y en los del Turbio, al sur del país. La respuesta es patética. Porque el Gobierno de Córdoba, faltándoles el respeto a la gente y a los Bomberos Voluntarios, había decidido rechazar el ofrecimiento hecho por Fernando Epele de enviar a la provincia unos 150 Bomberos Voluntarios de todo el país. No importó que el fuego siguiera consumiendo miles de hectáreas, ni que los Bomberos Voluntarios estuvieran agotados. Se quería mostrar, en un acto de soberbia gubernamental, que los cordobeses podían controlar sus propios fuegos. La verdad está a la vista. Se quemaron 40 mil hectáreas, y se agotó a los esforzados bomberos voluntarios.

Hubo, sin embargo, un acto tan incongruente como el rechazo de la ayuda federal. El presidente de la Agencia Córdoba Ambiente, Horaldo Senn, y la secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, se felicitaron mutuamente por la forma en que el Gobierno local había manejado la situación. ¿Qué sentido tienen estas declaraciones, cuando ambos funcionarios sabían que desde Córdoba se había rechazado el ofrecimiento de Fernando Epele? ¿Quién se hace cargo ahora de las hectáreas que podrían haberse salvado con sólo permitir el ingreso a Córdoba de 150 Bomberos Voluntarios altamente capacitados?

Fuegos y desmontes se suman. Una vez apagados los principales focos, el Gobierno provincial y la Nación volvieron a cometer un nuevo error. Horaldo Senn y Romina Picolotti anunciaron un plan para reforestar las áreas incendiadas, olvidando que en estos casos lo prioritario es proteger el suelo quemado con métodos de clausura.

Ante la falta de reacción oficial, las ONG debieron dar los consejos que nunca difundieron ni la Provincia ni la Nación: en las zonas que se incendiaron no introducir ganado, ni siquiera cuando haya rebrote; no practicar agricultura; reparar los alambrados para evitar el ingreso de animales. La clausura le ofrece al bosque, al matorral y al pastizal quemados la mejor oportunidad de recuperación. No debemos olvidar que los ambientes nativos necesitan de 700 a 1.100 años para formar 2,5 centímetros de suelo en ambientes templados y tropicales, y que en algunos casos la naturaleza tarda hasta 10 mil años para generar apenas un centímetro de suelo.

El fuego, sin embargo, no está solo. Fuego y desmonte se combinan para crear situaciones ambientales desesperantes. En Córdoba sólo queda el dos por ciento de la superficie original que tenía el bosque serrano, y apenas sobrevive el ocho por ciento de los bosques chaqueños de llanura. Lo grave es que ese dos por ciento sostiene nuestras fábricas serranas de agua.

Si el desmonte de los ambientes nativos no se prohíbe por tiempo indefinido, y continúan los incendios, haremos colapsar nuestras cuencas hídricas. Sin embargo, los desmontes prosiguen. ¿Quién autorizó el desmonte de 200 hectáreas de bosque nativo en cercanías de Mar Chiquita sobre predios contiguos a la Estancia La Fortuna? Cuando la provincia ardía, las topadoras estaban destruyendo ese bosque chaqueño único. Mientras no haya respuestas, ni funcionarios que sepan de ecología, el desierto seguirá estando a la vuelta de la esquina.

© La Voz del Interior


1438 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...