POESIAS EN CONCIERTO EN SEMANA SANTA :" MADERA DE OLIVO"

Por Maria Soledad Ranzuglia

Pequeñas resurrecciones animan nuestro paso a cada Instante...
Son los ecos visibles de un Hombre que transformó su mente en Luz,

en Mensaje, abriendo la puerta al Cielo de tus ojos, para poder
contemplar desde la Gracia Divina, la verdadera Herencia de un Hijo de Dios.
¿Lo recuerdas? En el Sermón del Monte de los Olivos Él dijo que éramos la Sal y la Luz.
 
 
 
 

Madera de Olivo

 

Nace en la tarde de estío,

conmovida por la fértil

pujanza del Sol,

que apuntala desde siempre,

                                   Un Sentido...

“Humilde y serena

en la tempestad, sonrío,

yo, madera de mil brotes,

permanezco en cada trino

que alienta el alba,

al despuntar sombrío.

Sombría la extrañeza,

¿No recuerdas que en ti

                                 Vivo?

 

Yo, madera de olivo,

en mi altura se acomoda

lo que parece confundido,

súbete a las ramas

que sostienen al Camino,

elevando tu semblanza,

arribando la esperanza,

transformándola en olvido,

porque se ha cumplido la añoranza

de permanecer en ti

                                      Vivo.

 

Yo, que en la mañana

del retoño,

me siento florecido,

me asemejo al pardo otoño

dorando el fruto que se vierte

sin ser presentido.

Salvedad de las caricias

que recibo de los niños...

 

Yo, madera de olivo,

mi savia aún te llama,

reverencia del verdor,

sublime herencia del Hijo,

cual Padre que te Ama,

apoya tu cabeza,

entre mis ramas te cobijo.”

 

Luz del alto Cielo,

amanece en la memoria

como cauce que  apuntala

lo vivido,

como íntimo Esplendor

acontece tu Misión en cada Alma

refulgiendo del Amor

la fuerza de tu Paso en el Camino…

 

Ya ves, no somos más,

Somos Todos, los de siempre

aquí reunidos,

aguardando con Certeza,

aquella brisa eterna,

descubriendo de la tierra,

el Cielo que libera nuestro espejo

de cautivos;

Hermano, renace de tu mano

la Elección  que hace siglos,

inmenso de Verdad,

has escrito y transmutado como prueba

de tu Gloria  en el Destino.

 

… Aguardamos con Certeza,

                          aquella brisa Eterna,

                               floreciendo hoy, agradecidos.

 

                                        

                                                 María Soledad Ranzuglia

                                                 La Cumbre, 2014

 

1598 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...