FALLECIO EL CIUDADANO ILUSTRE GUSTAVO "MIMI" PONTE VARELA

El Jueves 24 de Noviembre falleció en la ciudad de Córdoba

Algo encorvado, pero a pesar de su edad caminando con singular porte, lo veíamos hasta hace muy poco a Gustavo Ponte Varela, más conocido como “Mimi”. Quizá para las nuevas generaciones y los vecinos más recientes de nuestra localidad, era un anciano más entre los muchos que transitan las calles del pueblo, con un singular vocabulario solía confundir a más de uno, “Ernestito El Perdeme”, era el mote de su médico de cabecera el Dr. Ernesto El Gáname. Cuando le preguntaban como andaba solía responder: “Como la mona… pero no Jiménez”. (en leer mas la biografia completa de Mimi Ponte escrita por Francisco Capdevila)

GUSTAVO PONTE VARELA

(Biografía)

 

Algo encorvado, pero a pesar de su edad caminando con singular porte, lo veíamos hasta hace muy poco a Gustavo Ponte Varela, más conocido como “Mimi”. Quizá para las nuevas generaciones y los vecinos más recientes de nuestra localidad, era un anciano más entre los muchos que transitan las calles del pueblo, con un singular vocabulario solía confundir a más de uno, “Ernestito El Perdeme”, era el mote de su médico de cabecera el Dr. Ernesto El Gáname. Cuando le preguntaban como andaba solía responder: “Como la mona… pero no Jiménez”. En plena mañana cuando ingresaba en alguno de sus bares favoritos: saludaba con un “Buenas noches…” Frases y dichos que ya forman parte del anecdotario cumbrense, aunque en realidad era un hábil orador con un léxico que muchos envidiarían.

En los últimos años, sus recuerdos solían dar paso a un sentimiento de culpa por no haber atendido a su familia en los años dorados de La Cumbre, por dedicarse a las instituciones, la mayor parte de las veces sin ningún rédito económico.

La historia comenzó el sábado 6 de abril de 1929, en esa fecha a las 18.30 hs nacía Gustavo Guillermo Ponte Varela el cuarto hijo del matrimonio de Secundino Ponte, de 33 años, de nacionalidad español y profesión empleado, casado con Fermina Varela, de 27 años, argentina de profesión maestra.

El niño, nieto en línea paterna de Manuel Ponte y Prudencia Currais y por línea materna de Juan Cruz Varela y Arcelia Dávila.

El nacimiento fue asentado por el Jefe del Registro Civil Lucindo Ochoa, en el acta N° 22, testificando Emilio Torchio de 23 años soltero, de nacionalidad italiano, de profesión empleado y Rogelio Cruz,  de 25 años, soltero, argentino, empleado.

Su infancia se desarrolló en La Cumbre, donde prosiguió a la mayoría de edad, con la tienda familiar, la que era administrada por los tres hermanos varones de esta familia. La Peneda, nombre en honor a la virgen homónima, impuesto por su padre a esta tienda que vistió a varias generaciones de cumbrenses

Pero, su vida pronto se ligó al desarrollo institucional de La Cumbre, a la Comisión de Carreras del Centro Comercial, a Biblioteca y Club Deportivo, a Sociedad Italiana, al Club Atlético 25 de Mayo y a otras tantas instituciones deportivas, siendo uno de los organizadores de la presentación de los Veteranos de River, liderados por Omar Labruna, en la trágica tarde que se desplomó un avión en la cancha de La Costa.

Por esos años era el locutor de los actos públicos y el conductor de un programa periodístico que reflejaba el quehacer deportivo local y zonal, a través de la red de altavoces de la publicidad local.

En la década del 60, impulsó y logró que varios equipos de fútbol, como Racing, Newell´s Old Boys, Chacarita Juniors,  Independiente, Rosario Central, entre otros realizaran pre temporada en La Cumbre.

En 1966 presidió la Comisión de Carreras organizadora del Segundo Gran Premio Alturas de Punilla y en 1978 fue uno de los responsables de la coordinación de la subsede Córdoba, en el Mundial de Fútbol.

Para 1984 junto a Ignacio César Olmos y José Gerardo Avellaneda fundaron la Junta de Historia local, entidad que lo contó como miembro de número hasta el año 2001, que al retirarse lo incorporó como miembro honorario.

Por muchos años fue el coordinador del Rally Mundial junto a Alberto Reyna. Su desplazamiento sin que mediara ninguna comunicación lo sumió en una profunda depresión que solo superó cuando para el año 2004, fue elegido presidente de la Comisión de homenaje al Cincuentenario del Cristo Redentor,  ese mismo año el municipio de La Cumbre lo declara Ciudadano Ilustre, a través de la Ordenanza Nº 36/04 fechada el 18 de agosto de ese año.

Su labor al frente de esta comisión fue muy elogiada, por la tarea desarrollada que incluyó la restauración de la imagen del cristo y la iluminación del vía crucis, con la reparación de el camino de acceso y las estaciones ubicadas en la montaña.

Por muchos años Gustavo Ponte Varela fue periodista “ad-honorem” de medios radiales y gráficos, entre estos últimos podemos puntualizar las corresponsalías de los diarios Los Principios y La Nación.

Precisamente el reconocimiento a su labor partió de un periodista Eduardo Gesumaría (Sprinter), quien en su libro Historia del automovilismo de Córdoba señala que “Gustavo merece un párrafo aparte por su gran corazón, por su sacrificio y pureza de espíritu. Por todo lo que significó brindar amistad a manos llenas”. (Página 323).

Luego que uno de sus hijos se hiciera cargo, y lo trasladara a vivir en las cercanías de Córdoba, capital; cada mes lo traía a La Cumbre, donde “Mimi”, aparte de cobrar su exigua jubilación, podía reencontrarse con sus afectos y amistades. Evidenciando una nobleza sin par, pues, en esos últimos años, que vivió en el edificio “El Gloria”, estuvo sumido en la mayor de las pobrezas que puede soportar un ser humano, muchas veces ante la indiferencia de muchos vecinos y la magnanimidad de otros tantos. Tal es así que el mismo solía referirse a su alojamiento como “el purgatorio”.

Cuando conocimos la noticia de su muerte, acaecida el pasado jueves 24 de noviembre de 2011, en la ciudad de Córdoba, quedamos perplejos y la tristeza se apoderó de nuestros corazones. Había partido un amigo, un estupendo amigo, un ser humano excepcional.

Por muchos años La Cumbre fue sinónimo de Gustavo Ponte Varela. Hoy murió parte de ese pueblo.

 

© 2011. Autor: Francisco Capdevila – Presidente de la Junta de Historia de La Cumbre

2719 lecturas

2 comentarios de lectores

  1. Por gentileza de éste medio, quisiera hacer llegar a su familia mis más sinceras condolencias, recuerdo a "Mimi" como a una persona educada, sincera y amable, que siempre demostró su aprecio por mi familia ya que fué compañero de colegio

  2. A pesar de que hace años que viajo varias veces por año a La Cumbre, donde tengo una casa, todavía no dejo de ser un forastero porteño. Pero, aunque La Cumbre lo ignore, es "mi lugar en el mundo". Por eso quiero compartir con los vecinos el pe