GRAN HOTEL, IMPONENCIA Y MISTERIO

Páginas Históricas de La Cumbre

La inauguración del Gran Hotel vino a reflotar, un pasado de enigmas nunca resueltos, sobre esta magnifica construcción de estilo alpino, que se yergue soberbia en una lomada de extraordinaria belleza visual de un amplio sector de La Cumbre.

Su construcción comenzó en 1948 y se paraliza en 1956, prolongándose la misma hasta 1968.El 15 de mayo de ese año el Banco Hipotecario Nacional hace efectivo el remate del inmueble que había tomado en posesión por una deuda de sus propietarios.Por la suma de $ 12.500.000, es adquirido, por la firma Organización Hotelera Aldo Mozzati e hijos.

Reiniciando los trabajos de construcción y acondicionamiento de la estructura el 15 de julio de 1968. Misterios no develadosTal vez nunca se llegue a conocer las motivaciones de esta construcción, aunque muchos aseguran que se diseñó para casino y la leyenda pueblerina afirma además, que uno de los dueños fue Juan Duarte, el hermano de Eva Perón.

En los amplios salones de la planta baja,  las paredes y techos,  fueron cubiertas con frescos realizados por el pintor italiano Cantalamesa, quien fue contratado especialmente para realizar este trabajo. La ambientación bien podía responder al teatro y boite del Casino. Quienes le conocieron manifiestan  que el muralista, había hecho construir un caballete con ruedas y una camilla que se elevaba hasta determinada altura, pintando acostado, durante 9 o más horas los detalles en el techo, que por otras parte, muchos quedaron inconclusos, al morir Cantalamesa, quien le había dedicado 15 años de su vida a este trabajo.También quedó sin construir la torre que iba adosada al edificio de acuerdo al plano del ing.  Alula Baldassarini (¹) y donde iba a funcionar una confitería restaurante.

Un dato curioso señala que los salones superiores sólo estaban destinados a salas de juegos, no se había tenido en cuenta la construcción de comedor, pues  cada habitación tenía unos boquetes para instalar una especie de tornos, por donde se izarían las comidas desde una amplia cocina con una capacidad superior a la de alojamiento. La carpintería externa, principalmente la que cierra el espacio de la terraza, fueron durmientes de quebracho traídos del puerto de Santa Fe, por el señor Juan Giachin, quien los adecuó e instaló en el lugar, en tanto que la interna estuvo a cargo de los carpinteros ebanistas Mario Sello, quien instaló su carpintería en lo que años después fuera el hall de la sala del casino.

 Entre otros, trabajó también allí Juan Kramar, otro ebanista de origen Esloveno, que se había radicado en La Cumbre, a principios de los años 50. Historia de un inmigranteAldo Mozzati llega al país en 1910 y cinco años más tarde funda el frigorífico, que lleva su nombre en la ciudad de Resistencia (Chaco). Allí se destaca por sus cualidades de empresario e instala la confitería El Molino, luego el primer cine-teatro y también el primer hotel, que denomina Roma.En 1925 funda  el hotel Savoy, después el Petit Savoy en Corrientes y el Savoy Hotel en Posadas y de nuevo en Corrientes, en 1943, el Hotel de Turismo, atendiéndolo hasta 1966.Este emprendedor hombre de negocios expresaba que su deseo “es hacer un centro integral de turismo, con dinámica propia, y jerarquía internacional, especialmente para recibir convenciones y congresos, para lo cual se lo dotará de modernos servicios que sumados a la infraestructura actual serán exclusivos en la región.”A mediados de octubre de 1969, con la asistencia del gobernador de la provincia comodoro Roberto Huerta fue inaugurado este hotel de cuarenta y cinco habitaciones con baño privado, calefacción central, cine teatro, sala de conciertos y cocina internacional.  ¡No va más...!Al poco tiempo, el 10 de septiembre de 1971,  el sonido de la bola en el tambor de la ruleta fue común en este ámbito, junto a las universales palabras del crupier. En esa oportunidad fue colorado el 18.

 En esos primeros años funcionaban 18 mesas de ruleta y 10 de punto y banca. En el fragor de las noches donde se ganaban y perdían sueños, nadie seguramente,  prestó atención a las paredes cubiertas por una gruesa capa de revoque que terminó por sepultar los sueños de un pintor italiano y sus desvelos artísticos.Solo las dulces melodías arrancadas a un piano Bechtein 1883, adquirido por Mozzati a la señora Aída Bantjer, ubicado en la confitería del hotel, nos hace recordar todavía, que las paredes de este hotel encierran más que sueños, quizás estén intactas las motivaciones del  porqué se construyó tan imponente edificio.   (¹) Baldassarini, Alula (Roma, 1887-Buenos Aires, 1975).

Graduado de ingeniero en la Universidad de Roma vino a la Argentina en 1909. Fue uno de los principales constructores de Mar del Plata, donde impuso la utilización  de la piedra en el frente de los edificios. Entre sus obras más famosas está la “Villa Regina” de Regina Pacini de Alvear, la de Adela Harislaos de Olmos, las de Alfredo Urquiza y la de Bosch. Utilizó diversos estilos propios del eclecticismo  para la zona de balnearios, desde el “Anglonormando”, hasta regionalismos hispanizantes. Foto: Diseño Original del Gran Hotel La Cumbre 

© Autor: Francisco Capdevila

4661 lecturas

  1. no hay comentarios para esta noticia ...